Política de Firma Electrónica

La Ley 11/2007, de 22 de junio, de acceso electrónico de los ciudadanos a los Servicios Públicos establece como derecho el obtener los medios de identificación electrónica necesarios, pudiendo las personas físicas utilizar en todo caso los sistemas de firma electrónica del Documento Nacional de Identidad para cualquier trámite electrónico con cualquier Administración Pública así como a la utilización de otros sistemas de firma electrónica admitidos en el ámbito de las Administraciones Públicas. 

Las funciones básicas de la firma electrónica son:

  • Identificar al firmante de manera inequívoca.
  • Verificar la integridad del documento firmado. Permite comprobar que el documento firmado es exactamente el mismo que el original y que no ha sufrido alteración o manipulación alguna.
  • Asegurar que el firmante no puede repudiar lo firmado. Los datos que utiliza el firmante para realizar la firma son únicos y exclusivos y, por tanto, posteriormente, no puede demostrar que no ha firmado el documento.
  • Puede acceder al documento de política de firma electrónica a través del enlace: Política de Firma Electrónica

    Podrá encontrar más información sobre la firma electrónica en el Portal de Administración Electrónica.